Translate

Páginas vistas en total

De Vuelta por el Mundo

viernes, 6 de diciembre de 2013

Langa de Duero

VAMOS DE TURISMO RURAL....
La Ribera del Duero

En esta ocasión nos vamos un fin de Semana de  Casa Rural. Nuestro destino, Langa de Duero, y concretamente a la Casa Rural "Valle del Duero".

Langa de Duero es una localidad de Castilla y León, que está situada en el oeste de la provincia de Soria, a 88 km de su capital, unos 30 km de El Burgo de Osma y a 28 km de Aranda de Duero.
Antiguamente denominada Segontia Lanka, ha sido celtibérica, romana, musulmana y cristiana sucesivamente. De su importancia en la antigüedad tenemos las citas de autores como Estrabón, Apiano, entre otros.
Personajes de distintas épocas han tenido presencia en esta localidad, como por ejemplo: Los Reyes Católicos, Carlos I, Enrique Enríquez y Álvaro de Luna. Asimismo, también acogió a nobles familias como los Avellaneda, los Montijo, entre otras. Por último, el propio Cid Campeador fue alcaide de su castillo roquero.


Ayuntamiento

La economía de Langa de Duero gira principalmente en torno a la agricultura, con una importante extensión dedicada al cultivo del viñedo, que forma parte de la denominación de origen Ribera del Duero, y que cuenta con una importante bodega que exporta excelentes vinos al resto de España, Europa y EEUU. Muestra de la vinculación del municipio con el vino es la existencia de numerosos lagares, muchos de ellos reformados, y de bodegas de particulares excavadas en las rocas al pie del castillo, y que suponen un atractivo turístico para el municipio.
Otros productos que se cultivan son: cereales, remolacha y girasol.

Todo el conjunto de la localidad está declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico desde el 23 de agosto de 2007.
  • Iglesia de San Miguel Arcángel. Del siglo XVIII.
  • Castillo denominado "El Cubo".


La Torre del Castillo está ubicada estratégicamente en un cerro elevado que domina la Vega del Duero, y sorprende de cerca por sus grandes dimensiones y la fortaleza de sus muros.
Se tiene constancia documental de que estuvo habitada, y de que el rey Juan II ordenó encerrar en ella al Duque de Medinasidonia Enrique Enríquez, hermano bastardo de la reina Doña Leonor.
Actualmente su interior se utiliza para exposiciones
Desde arriba de la torre se obtienen unas vistas impresionantes del Valle del Duero y del pueblo de Langa con pasado celtibérico y romano


La Iglesia Parroquial se encuentra ubicada sobre un altozano desde donde se domina el pueblo. Este edificio es la unión de un templo gótico construido probablemente a principios del siglo XVI y una posterior reconstrucción del siglo XVII aprovechando parte de la construcción anterior.


De la construcción gótica queda el ábside, que es una estancia achatada de tres paños y que en la actualidad está seccionado por una pared, tras la cual se encuentra una escalera que nos conduce hasta el campanario (espadaña), eregida sobre este tramo muy posteriormente. Es decir, este curioso ábside está ocupado hoy por la subida al campanario y al coro.

La Casa Rural Valle del Duero.

Es una antigua casa de labranza, edificada con piedra y adobe, que ha sido rehabilitada totalmente manteniendo su estructura exterior y el forjado de vigas de madera en su interior.


 La casa tiene 5 habitaciones dobles, una en la planta baja y el resto en la primera planta. Dos de las habitaciones tienen cuarto de baño incorporado con bañera y el resto, cuarto de baño compartido con ducha o media bañera. Dispone, además, de 3 habitaciones supletorias con un cuarto de baño, en la buhardilla. Por tanto, estamos hablando de un total de 16 personas en un mismo grupo, o bien, 10 en un grupo y otros 6 en otro, los cuales estarían conviviendo sin juntarse con entradas independientes.



La cocina está totalmente equipada con todos los electrodomésticos necesarios: lavavajillas, microondas, lavadora, secadora, frigorífico, TV, cocina vitrocerámica con horno y menaje completo.


 El salón comedor dispone de chimenea de leña, TV, DVD-CD, Wifi. La casa tiene calefacción individual en todas las habitaciones. Ropa de cama y toallas.



Tiene un estanque con patos y cipreses, barbacoa exterior, porche, jardín interior con césped, un horno de leña, con cocina y merendero interior. Biblioteca y cuarto de juegos.


 La superficie de la casa es de 300 m2 y la zona ajardinada ocupa una superficie de más de 400 m2.
Dispone de zona de aparcamiento. Tiene, además, un huerto con todo tipo de hortalizas y frutales, del que pueden disfrutar los clientes y colaborar en las labores agrícolas.

 


El pueblo está a tan solo 160 Km. de Madrid y 25 de Aranda de Duero, es ideal para pasar fines de semana, puentes, semanas completas o períodos vacacionales. A 12 km. del Centro Integral de Prácticas Cinegéticas y la Escuela Española de Caza, de Castillejo de Robledo, de la Real Federación Española de Caza. 
"Valle del Duero" es un lugar para encontrar la tranquilidad que buscas, mientras saboreas un buen cordero asado al horno o chuletas a la parrilla, regado con un buen vino de la Ribera de su propia cosecha, ya que tienen hasta su bodega donde elaboran sus caldos.


Sólo hay unas palabras que definen mi estancia en esta casa rural durante el fin de semana: Calidad de lo ofrecido; Servicio por parte de los dueños; Precios sin competencia.
De hecho están teniendo un éxito muy importante ya que el "boca-oreja" está funcionando".
Os lo recomiendo. No volveréis decepcionados. Os lo aseguro.

Rutas de senderismo.
Cañón del río Lobos


El Parque Natural del Cañón del Río Lobos constituye un singular espacio biogeográfico estructurado sobre el eje de un profundo cañón de escarpados farallones.

En su interior, además de extensos bosques de sabina y pino laricio, se dan cita una gran variedad de especies animales. Entre éstas destacan un centenar de parejas de buitres leonados. También anidan, en sus inaccesibles cortados, águilas reales, alimoches y halcones. Entre los mamíferos abundan los corzos, jabalíes, ardillas, nutrias, tejones y gatos monteses.



El Cañón del Río Lobos, declarado Parque Natural en 1985, fue una de las primeras zonas protegidas en Castilla y León. La protección abarca los más de 20 kilómetros del cañón y toda su zona de influencia.


                                                                                           El Colmenar de los Frailes

Por la espectacularidad de su relieve está considerado como uno de los paisajes más bellos de España. En su interior y en sus alrededores también se conserva un valioso conjunto de restos artísticos, pueblos y villas con un recio sabor tradicional: ermita de San Bartolomé, Ucero, San Leonardo y El Burgo de Osma.

                           Ermita de San Bartolomé
 
                                                                                         Cuevas de San Bartolomé

A lo largo de todo el recorrido, hay que vadear el río en un par de ocasiones y salvar una pequeña dificultad topográfica, utilizando para ello una rústica escalera de madera. Tras serpentear durante varios kilómetros por el fondo del cañón y después de encontrar una nueva zona de pinares, se llega al llamado puente de los Siete Ojos. A partir de este lugar el cañón se hace más estrecho y escarpado y muy pronto se interna en la provincia de Burgos.


Los visitantes más deportistas y entusiastas pueden llegar sin demasiado esfuerzo hasta Hontoria del Pinar, donde un puente romano nos marca el final del recorrido. Para regresar, al no ser un circuito circular, lo mejor es desandar lo andado. Otra solución es contar con un vehículo de apoyo y volver por carretera. En mi caso, no pude llegar al final porque suponía que en el camino de vuelta se hiciera de noche, y tampoco contaba con ese vehículo de apoyo. Una pena.


Lugares a Visitar
El Burgo de Osma

Es un municipio y localidad de la provincia de Soria, y se encuentra en la comarca de Tierras del Burgo. La Ciudad de Osma es el núcleo histórico altomedieval, mientras que El Burgo de Osma es la villa aledaña, declarada Villa de Interés Turístico en 1962 y Conjunto Histórico-Artístico en 1993. Es centro comarcal de servicios de la comarca de Tierras del Burgo. Tras la restauración episcopal después de la dominación musulmana, al elegir el obispo Pedro de Bourges (San Pedro de Osma) como sede catedralicia un monasterio situado en la orilla izquierda del río Ucero en el año 110, se formó El Burgo de Osma, que cumplió su IX Centenario en el año 2001.

La primitiva ciudad arévaca de Uxama Argaela tuvo su asentamiento en el Cerro Castro, a muy poca distancia de la actual población de El Burgo de Osma, y allí permaneció durante la dominación romana. De ambos períodos quedan apreciables restos arqueológicos que lo atestiguan; tanto en el cerro de Uxama como en el llano, en el actual núcleo de Osma.


                     

El Burgo de Osma tuvo su origen en una decisión episcopal. Extendió sus señas de identidad, su estilo y su idiosincrasia reaccionando al golpe de timón de sus obispos. Ellos han sido los protagonistas principales de la historia de El Burgo de Osma, que ha vivido por eso como pueblo levítico.


Su historia se ha escrito al amparo de su Catedral, guiada por mitra y báculo, embriagada por el aroma de las ceras y del incienso, al ritmo marcado por la salmodia de coro, a la sombra de un claustro o de un pórtico canonical.


Aparte de los señoriales hitos monumentales y del trazado y alzado urbano, El Burgo de Osma también destaca por su arquitectura popular. En no pocas calles del núcleo histórico se puede contemplar el modelo de casa popular típico de la villa, que lo es de la vieja Castilla. Básicamente, la casa popular consta de un zócalo de mampostería de variable calidad, muros de ladrillo o de adobe, entramado de madera y cubierta de tejado. Los vanos suelen ser de pequeño tamaño y es muy frecuente el balconaje. El soportal es un elemento característico que permite refugiarse del sol y de la lluvia.



Monasterio de Santa María de la Vid.

El Monasterio de La Vid se encuentra en el municipio de La Vid y Barrios (Burgos). Es un monasterio premostratense y hoy es de agustinos, fundado en el Siglo XII sobre el lugar en el que, según la tradición, fue hallada la imagen de la Virgen de la Vid, de piedra policromada e inusual en cuanto a su tamaño, para ser románica.

 
Los monjes premostratenses, formados en Francia al amparo de San Norberto, fueron los iniciadores del proyecto abacial y artístico; los agustinos, seguidores del espíritu de San Agustín, los restauradores y continuadores. Ambos han escrito páginas de gloria con tintes de silencio y "obstinada aspiración de cielo" hasta lograr que el recinto haya alcanzado reconocimiento emblemático y esté hoy catalogado como "Monumento de interés cultural" y con carácter entrañable, "casa madre" o de referencia obligada de varias generaciones de religiosos agustinos que han saboreado la cultura y el sentido religioso de la vida dentro de sus muros.
 
 
Los primeros llegaron a estas tierras labrantías en torno al año 1140 y se asentaron en 1152, los agustinos levantan acta de su presencia desde 1865, liberando al Monasterio de la situación de abandono y pillaje al que estaba sometido.
 

Un grupo de religiosos bajo la animación y gobierno tutelar de Domingo de Campdespina, fijaron su primer asentamiento sobre terrenos llamados de la Vid que les cediera Alfonso VII, interesado en la repoblación de la zona, una vez pacificados estos campos por la retirada forzosa de los musulmanes más allá del Duero.


En una segunda fase del proceso, la abadía medieval se vio ampliada bajo los auspicios de otro monarca castellano, Sancho IV, a partir de 1288. La abadía quedó configurada en estilo gótico, según los gustos y cánones artísticos de la época, con un amplio patio interior corazón de monasterio, en torno al cual quedaron dispuestas las dependencias de uso común: iglesia, sacristía, panteón, sala capitular, refectorio, biblioteca...

 
En la última fase de restauración, se ha logrado recuperar la hermosura de los claustros, la vistosidad de las pinturas del retablo de la capilla mayor y otras de valor artístico, el rejuvenecimiento del refectorio, la elegancia de la sacristía y el panteón, la novedad de los museos de numismática y artístico, la ampliación de la biblioteca, la espectacularidad de la escalera principal, la zona de la hospedería y albergue...; y al exterior, la limpieza de la espadaña y la lonja de entrada. Han sido obras lentas, pero de gran importancia, que han remozado y embellecido de forma interrumpida al Monasterio, abierto además al turismo y a aquellas personas que deseen tener una experiencia de paz, en ambiente de silencio y reflexión.
 



Santa María de la Vid, "la imagen mariana más bella de todas las Españas" según la expresión que dejó escrita el crítico de arte Marques de Lozoya, presenta al observador (turista o devoto), estas características valorativas.
Se trata de una escultura de piedra caliza, de un solo bloque y 1,80 m. de altura, encargada por el rey Sancho IV en 1288, cuando el monarca decidió ampliar la abadía que fundaran Alfonso VII y su hermano Domingo de Campdespina, canónigo premonstratense, en las márgenes del Duero, a mediados del siglo XII. Fue hecha, probablemente, en los talleres de Santa Catalina que ya en aquel momento existían en la Catedral de Burgos. Una obra de arte de excepcional calidad y atractivo, gótica en estilo, de la escuela castellana.


Los Premonstratenses de los inicios del siglo XVIII eran bien conscientes de la belleza singular de la imagen y de su contenido doctrinal. Al advertir la afluencia de fieles peregrinos para su veneración y petición de gracias, sintieron la necesidad de ayudar a estos devotos a comprender los conceptos doctrinales a través de lo sensorial; en este afán se les ocurrió engalanar la hornacina con los espejos que hoy vemos con sorpresa, pues es caso único en España. A través de dos de los espejos podemos ver a la imagen, su bellísimo perfil, en dos nuevas versiones añadidas a la visión frontal.

 
 
 
Como resumen, podemos afirmar que Santa María de la Vid, de expresión risueña y elegancia sin par, se caracteriza por la finura de sus rasgos, naturalísimo en sus pliegues, serenidad en la mirada y atractivo siempre vital y joven. Una evocación y canto a la belleza de la mujer castellana.
 

Como dato anecdótico, hay un fenómeno natural que se da durante la primera quincena de julio, al atardecer (entre las 20,35 y 20,45), el rayo de sol que penetra a través del ojo de buey de la espadaña ilumina la imagen, presentando un semblante realmente espectacular y propio de la complacencia y contemplación admirativas.
 
 


Para terminar el artículo os cuento un par de cosas.
 
1.- Hay un número, el 8, que en muchos elementos dentro del Monasterio está muy presente. Este número era muy importante en la vida de los monjes.
 
¿Qué número aparece aquí?
                                                           ¿Cuántas puntas veis aquí?
 
2.- Dentro del Monasterio existe una importante colección de monedas antiguas de todos los tiempos, algunas de las cuales tienen expuestas al público. Su valor lógicamente es incalculable.
 


 
 
Brillo de blanca Lira
 
De blanca lira, Madre, y gran pureza
es tu alma, en clave de ternura.
Regazo de indigentes sin ventura
que buscan al autor de tal belleza.
 
En ti remanso, Madre, mi cabeza
y alivio en tu mirada la amargura
de los hombres y aquella singladura
que les tiene sumidos en tristeza.
 
Quietud y calma, Madre, ya respiro
en arca monacal de brillo intenso.
Un fino sentimiento de acampada
se difunde por mi ser. Yo suspiro
y agrego mi fervor al universo
para cantarte... ¡bienaventurada!
 



3 comentarios:

  1. Os recomiendo visitar el Monasterio de La Vid, así como hacer la Ruta del Cañón del río Lobos. Espectacular. Eso sí, en invierno bien abrigado.

    ResponderEliminar
  2. Bonito lugar, maravillosa zona q invitas a visitar.... Seguro q voy!!??

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante, sobre todo el Monasterio de Sta. Mª de la Vid. Hay que visitarlo.

    ResponderEliminar