Translate

Páginas vistas en total

De Vuelta por el Mundo

martes, 29 de julio de 2014

Candelario (Salamanca)

Entre regaderas y batipuertas
Vamos de Turismo Rural.

En este pueblo vais a aprender que una regadera además de un artilugio para regar las plantas, es otra cosa, y que una batipuerta no es un determinado tipo de batido... Un sitio muy tranquilo, de gentes amables y donde disfrutarás de la naturaleza.


Candelario es un precioso pueblo de la comarca de la Sierra de Béjar, en la provincia de Salamanca, que hace frontera con las provincias de Cáceres y Ávila. Fue declarado conjunto histórico-artístico en el año 1.975 por su valor representativo de la arquitectura serrana salmantina. Tiene fama que aquí se refugió el caudillo Viriato con un grupo de fieles en su lucha contra los romanos, que se repitió posteriormente contra los árabes y las tropas de Napoleón Bonaparte, debido a su tradición guerrillera. Por aquel entonces el pueblo se llamaba Lusonia.

Escudo de Candelario
                                            Escudo "Muy Leal Villa de Candelario"

En el escudo nos encontramos cinco manzanas sobre campo de plata que nos recuerdan la fundación del pueblo por pastores asturianos; cuatro lunas menguantes en plata en memoria de la batalla del Salado en 1.430 junto a Alfonso XI; cruz flordesilada por su participación en la Batalla de las Navas de Tolosa; a ambos lados lombrequines y encima una corona ducal. En cuanto al título "Muy Leal Villa", la primera parte, "Muy Leal", es una merced concedida por Alfonso VIII a los candelarienses por su gloriosa participación en la Batalla de las Navas. La parte "Villa", lo concedió la Reina Regente María Cristina por el desarrollo de su industria y comercio, y el aumento progresivo de la población.


El origen de este pintoresco pueblo es muy remoto y se atribuye a una colonia de pastores asturianos. En la Reconquista se ocupaban terrenos a los moros, y al quedar deshabitados, se traían a colonias de gallegos y asturianos (por este motivo hay una buena cantidad de pueblos que por esta zona se denominaron gallegos). Justo aquí se instaló una colonia de asturianos. Parece ser que todo esto era un inmenso bosque de castaños, y su flor que se denomina candela, al caer llenaban las aguas del río. Esto parece ser que pudo dar origen al nombre de Candelario.


Tras la Reconquista cristiana pasó a formar parte del Concejo de Ávila, siendo repoblado por gentes procedentes del alfoz abulense y del resto de Castilla. En 1.209. Alfonso VIII de Castilla crea la Comunidad de Villa y Tierra de Béjar a la que entra a formar parte Candelario junto a otros territorios segregados de la provincia de Ávila.
En el año 1.833 es incluida de forma arbitraria, sin atender a su pasado histórico abulense, dentro de la provincia de Salamanca.
En esta villa podemos encontrar numerosas fuentes en las que el agua sale continuamente, limpia y transparente, desde las montañas. En cada entrada al pueblo (Camino Viejo, Puentes y Navacarros), se construyó una fuente romana de pilón pequeño, y dentro del pueblo se pueden encontrar hasta un total de once: Carretera, Hormiga, Parque Barranco, Arrabal, Corredera y Ánimas.



Hace más de tres cuartos de siglo, era fácil ver pasear por las calles del pueblo a don Miguel de Unamuno, camino a su casa de verano junto a la residencia de mayores, y desde allí en el último piso, observaba los picos de Valdesangil.

                                                  Casa de verano de Miguel Unamuno

Hoy en día Candelario es un buen ejemplo de cómo se ha adaptado la arquitectura a las condiciones climatológicas y al relieve de la zona. Hay que destacar en este sentido, sus empinadas calles recorridas por "regaderas", que son canalillos con agua cristalina recogida de los neveros de la sierra, que llegan a la parte baja del pueblo hasta llegar al río Cuerpo de Hombre (afluente del Alagón). Es muy curioso pasear por sus calles y cerrar los ojos, y en el silencio del pueblo sólo escuchar el murmullo del agua corriendo por estos canales a toda velocidad.


Las casas del pueblo tienen características comunes donde la piedra, la madera y la forja son elementos muy importantes en su construcción. La batipuerta junto a los anchos muros de piedra y más de dos plantas construidas, todo esto en su conjunto hacen que forme parte de la arquitectura popular de los lugares montañosos, condicionadas por la propia tradición chacinera de Candelario: tejado de grandes aleros para protegerse de la nieve y grandes galerías con balconadas de madera que están destinadas al secado del embutido. Por este motivo, es uno de los pueblos denominados "pueblos sin chimeneas", ya que las salidas de los fuegos domésticos se llevaba a estos secaderos para proteger los productos que allí se almacenaban.



Qué es la Batipuerta?

Es una media puerta situada en la parte exterior del dintel de las puertas de entrada a las casas de Candelario. Su finalidad era que la puerta principal estuviese abierta dejando entrar la claridad de la calle para poder trabajar cómodamente. También servía para que los animales que estaban en la calle no pudiesen entrar en la casa.
Por otro lado, cuando era la época de matanza servía para que el matarife estuviese protegido con la batipuerta. Las reses se enmaromaban y tras ellas se les daba la puntilla. Toda la sangre que soltaba el animal iba a parar a las regaderas que con el paso del agua, limpiaban todo lo que se había manchado.

   


                  Batipuerta con el morrón donde se ataban las reses antes de sacrificar

El pueblo de Candelario, que se podría decir que es la joya de la sierra de Béjar, es uno de los pueblos serranos que mejor se conservan y más característicos, ya que guarda todo el encanto de hace muchos siglos.

Dónde alojarte?


Casa Rural Spa La Batipuerta


La Casa Rural Spa La Batipuerta es un sitio muy acogedor, donde se cuidan todos los detalles y al que puedes acudir tanto en familia, como amigos e incluso con tu pareja. De lo mejorcito de Candelario.
Consta de dos alojamientos: La Batipuerta I y La Batipuerta II.
En ambos casos son casas rehabilitadas del siglo XVIII que conservan las características típicas de las casas de Candelario, formadas principalmente por piedra, madera y forja.
Inmaculada López García, su propietaria, que desde el año 2000 que comenzó con este proyecto hasta nuestros días, además de cumplir uno de sus sueños, ha ido creando un ambiente cálido y lleno de detalles muy de su propio estilo, su forma de vida, lo que lleva por dentro, para que sus clientes disfruten del turismo rural de la mejor manera posible. Se nota su mano nada más entrar al lugar, con cuidado, con mimo, con profesionalidad.


La Batipuerta I

Cuenta con una capacidad de 6 a 8 personas, con posibilidad de añadir camas supletorias.
La distribución es la siguiente:

- Dos habitaciones dobles con cama supletoria
- Una habitación tipo suite con cama de matrimonio y baño incluido.
- Una habitación con dos camas de 90
- Tres cuartos de baño completos uno de ellos en suite
- Un amplio salón con chimenea
- Cocina con barra americana con todo tipo de menaje de cocina
- Jardín privado con balancín y juegos de niños, mesa de piedra y barbacoa
- Spa privado para uso de los clientes


Además cuenta con los distintos elementos del hogar que son necesarios:

- Sábanas, toallas, mantas...
- Electrodomésticos como lavadora, microondas, tostadora, radio, 2 televisiones...
- Calefacción Central
- Leña de cortesía (coste del cesto adicional, consultar)


La Batipuerta II


Cuenta con una capacidad para 2 o 4 personas con posibilidad de una supletoria.
En la Batipuerta II nos encontramos:

- Una habitación doble de matrimonio principal
- Una habitación doble
- Dos cuartos de baño completos
- Un amplio salón con chimenea
- Cocina con barra americana
- Jardín privado con balancín y juegos de niños
- Spa privado

Además cuenta con los elementos del hogar necesarios que tiene La Batipuerta I.

La Casa Rural la Batipuerta cuenta con un servicio de Spa Hidromasaje para 4 personas, y además un servicio de masajes aplicados por titular fisioterapeuta, los cuales tienen un coste que no está incluido en el precio del alojamiento. Por tanto, para poder disfrutar de estos servicios, los clientes deberán solicitarlos de forma anticipada al hacer la reserva, o una vez estén alojados en las casas rurales.
Los masajes pueden ser de dos tipos:

Masajes relajantes
Masajes anti estrés

El baño en un spa, incrementa la sensación de bienestar y es el antídoto perfecto para luchar contra un agitado y estresado modo de vida.

                                                              Entrada al Spa

El agua templada y un masaje suave evitan la ansiedad, relajan los músculos tensos y estimulan la creación de endorfinas, la medicación más natural.
Si tomas una sesión de spa antes de ir a la cama, no sólo te ayudará a conciliar el sueño antes, sino que también te ayudará a conseguir un sueño más relajante.


C/ los Cantos nº2 – Candelario
37710 ( Salamanca)
Tlfno: 653 17 69 55
Tlfno: 659 08 00 42
info@labatipuerta.com
www.labatipuerta.com


Qué puedes ver?

La Iglesia Parroquial


Es el monumento más destacado del municipio. Se encuentra situada en lo alto de la Cuesta de la Romana, y se accede por una escalera larga. Pertenece al estilo gótico tardío, de inicios del siglo XVI, y tiene tres naves, ábside poligonal y un rosetón con lacería complicada. Los muros son de mampostería y sillería bien labrada. Tiene un crucero muy hermoso y un artesonado muy notable, sobre todo el que está en el ábside central.
La iglesia fue construida en el siglo XVII sobre los restos de otra de 1.329 por iniciativa del Duque de Béjar.


En el interior de la iglesia nos encontramos con unas magníficas tablas, un retablo de estilo plateresco denominado "Los Mártires", y una cruz procesional de plata en estilo toledano del siglo XVI.
El rey Enrique III fue el que concedió a D. Diego López de Zúñiga, el señorío de estas tierras, dándole a sus sucesores el ducado de Béjar. En el escudo de armas de la portada norte de la iglesia, podremos ver un testimonio de esto.



Ayuntamiento

El Ayuntamiento fue construido en el año 1.985, e hizo las veces de escuela y cárcel, de cuya etapa aún conserva dos calabozos. Es un edificio de tres plantas, y en su interior se encuentra una escalinata de piedra con muros de mampostería y sillería labrada, y un amplio salón de plenos cubierto con grandes pendolones de vigas de castaño. Asimismo, tiene un jardín cerrado y todo rodeado por una verja.



Ermita del Santo Cristo del Refugio

A esta Ermita también se la denomina del Humilladero, y se encuentra situada a la entrada del pueblo en una gran explanada que está presidida por la Cruz de término.


En la parte exterior de la Ermita, tenemos un porshe sostenido por cuatro columnas de una sola nave, rematada en capilla mayor rectangular, perteneciente al siglo XVI de estilo gótico pero con unas formas sencillas.En el interior se halla un retablo de estilo rococó que procede del Convento de los Dominicos de Béjar, probablemente es de la época de la Desamortización, donde figuran los escudos de la orden, y en hornacinas nos encontramos a San Vicente Ferrer y al Cristo del Refugio de gran devoción por parte de los habitantes del pueblo.

La casa típica de Candelario

En una buena parte del pueblo, podréis observar la casa típica de Candelario, que aún conserva la estructura original, con anchos muros de piedra, encalado en blanco en la mayor parte, forja y madera, que es claro ejemplo de la arquitectura de los lugares de montaña.
De los tres pisos que tiene una casa de Candelario, nos encontramos en el bajo el picadero, lugar destinado a la matanza. El primer piso corresponde a la vivienda propiamente dicha, y el segundo el desván, que se utilizaba para el secado del embutido (típico del lugar). Son características las ventanas corredizas, cuya misión era moverlas según soplara la dirección del viento, para que ayudara a la buena curación del embutido.
Estas casas no tenían chimeneas, lo que favorecía la curación de la chacina, los ricos jamones y chorizos.


Los tejados de estas casas terminan en unos grandes aleros cuya misión es protegerlas de la nieve y lluvia, y las que están orientadas al sur, los llamados hastiales, son las fachadas recubiertas de teja para evitar el hostigo de la lluvia.


Museo de la Casa Chacinera


El museo Etnográfico está ubicado en una vivienda del año 1.773 que nos muestra a través de paneles o módulos expositivos, cómo era el modo de vida cotidiano en Candelario a finales del siglo XIX y principios del XX, gracias a la importante industria chacinera que había en el pueblo, que era muy famosa en toda España debido a la calidad de sus embutidos.
La ambientación de esta casa chacinera se ha conseguido empleando mobiliario y utensilios originales que han cedido los vecinos, y que se han utilizado en la vida diaria de este pueblo.
La división que se ha hecho a la casa, permite tematizar diferentes aspectos de la vida diaria, ofreciendo a quienes la visitan las claves para la comprensión de la Casa Chacinera, integradas en una visita que se caracterizará por la ausencia de cortes bruscos.


La visita al recinto será guiada en grupos con un máximo de 20 personas. En cuanto entras te dan la explicación correspondiente sobre el lugar, y a partir de ese momento estarás inmerso en una función teatralizada donde tú serás uno de los artistas principales.
Darás un salto en el tiempo hasta el año 1.920 aproximadamente, y te sumergirás en el ambiente de la matanza de este pueblo, para que puedas entender el museo en sí, a través de los distintos elementos que lo componen.


La Casa chacinera nos descubre los secretos más importantes que hicieron del chorizo de Candelario el más codiciado del país, hasta el punto de llegar a convertirse en el Siglo XVIII en producto muy apreciado en Madrid, principalmente en la Casa Real.
En todas las labores participaban numerosos mozos y mozas, no sólo aquí, sino que también venían de otros pueblos de la comarca, como La Garganta y el Tremedal, de tal forma que durante la época de la matanza las casas chacineras se convertían en un bullicioso hervidero de gente.
Desde la cocina se produce una comunicación directa con el desván: a través del zarzo, el humo de la lumbre asciende y se distribuye por el amplio espacio que conforma la última planta de la casa.
El desván que está destinado a la curación del embutido, cuenta con numerosas ventanas distribuidas de forma que facilitan la ventilación y secado de la producción chacinera.


La visita a esta casa-museo es apta para todos los públicos .
Horario de apertura: Sábados por la tarde, y domingo por la mañana
Teléfono Información y reserva: 923/413.420
Es necesario llamar para concertar una de estas visitas guiadas.



Rutas de senderismo

Ruta 1: Garganta del Oso
Ruta 2: Camino de Monte Mario
Ruta 3: Llano Alto
Ruta 4: Puente Nueva-Embalse Nava Muño
Ruta 5: La Jarilla - La Dehesa
Ruta 6: El antiguo Lavadero

Estas rutas de senderismo discurren por la falda de la sierra de Candelario, y atraviesan frondosos bosques y riberas de ríos y arroyos de montaña donde los visitantes se pueden encontrar una gran diversidad de flora y fauna representativa de la Sierra de Candelario.
Entre las especies de flora representativa destacan el roble o el castaño que abunda en gran medida, sobre otras como abedules, fresnos y abetos.
Por otra parte, entre las plantas encontramos gran diversidad de ellas y de arbustos silvestres  

Vamos a ver como ejemplo alguna de las Rutas de Senderismo:

La Ruta del Lavadero del río.


Como cualquiera de las anteriormente mencionadas, es una ruta muy agradable y además cercana al pueblo y de baja dificultad. Es ideal para familias con niños y parejas que quieran entrar en plena la naturaleza.


Si partimos de la Casa Rural La Batipuerta, nos encontraremos a pocos metros un camino, que en otoño se podrán recoger hasta castañas para asar los tradicionales "calvotes". Con suerte también encontraréis algún caballo o vacas pastando, con lo cual a los niños les encantará.


A unos 50 metros aproximadamente os encontraréis con una explanada en la cual se han instalado unos bancos de piedra a la orilla del río El Medio, y al lado del puente que lo cruza. Este agua procede de la sierra y del deshielo de la nieve, y según la estación del año, llevará mucha o poca agua.
Pasado el puente veréis unos árboles que cobijan al antiguo lavadero, en el cual, los antepasados del pueblo realizaban las labores de limpieza de prendas del hogar. Imaginaros en invierno con el frío que hace en la zona, y lavando con el agua congelada que baja del deshielo de los neveros de la sierra.


Aquí os dejo con un video explicativo de la ruta del lavadero, realizado por la Casa Rural La Batipuerta. Espero os resulte interesante:




Que más visitar?

Montemayor del Río

El Castillo de San Vicente


El Castillo-Fortaleza de San Vicente también conocido como el Castillo del Paraíso, se encuentra ubicado en el pueblo de Montemayor del Río, sobre el valle del río Cuerpo de Hombre y junto a la Calzada de La Plata.
Parece que su origen puede remontarse al siglo XIII, aunque el conjunto actual se construyó en los dos siglos siguientes. Posteriores reformas llevadas a cabo, le dieron un aire más palaciego que militar, lo que le convirtió en una de las más bellas fortalezas de la provincia de Salamanca.


En su día tuvo una función defensiva del paso natural entre Castilla y Extremadura. Sus altos muros y torres cilíndricas y cuadradas otorgan a este castillo un aire esbelto y poderoso a la vez.
Después de un período de restauración, hoy podemos encontrar en su interior el Centro de Interpretación del Medievo, donde el visitante puede pasear por todos los elementos constructivos como son el foso, la torre del homenaje, la barbacana y paseo de ronda, y descubrir cómo se vivía en aquella época.


Dispone de una planta rectangular, unas altas torres, y en el interior, tras la puerta levadiza aparece un patio de armas presidido por la torre del homenaje, que cuenta con chimeneas y estancias.
El castillo, mientras tuvo valor estratégico, perteneció al rey o a sus familiares más directos. Después de que desapareciera la rivalidad entre los reinos de Castilla y León, el príncipe Enrique lo dona junto con la villa a Don Juan de Silva a quien, en el año 1.538 se le otorga el título del Marquesado de Montemayor.


La frondosidad de los bosques que lo rodean le hizo ocupar un espacio importante en el "libro de la Montería", de Alfonso X, que se recrea en estos parajes cuando el rey de las bestias era el oso.
Una vez que se superaron sus ruinas pasadas, mantiene la belleza de los castillos de leyenda que encierran tranquilidad y armonía. No en vano,se le conoce como el Castillo del Paraíso, entendiéndose paraíso como aquel lugar que fascina a todos los visitantes por su belleza y los convoca a sentirse bien y en paz .


El frente sur, es el más vulnerable en caso de ataque, estaba protegido por la barbacana de la que hoy solo quedan restos, entre ellos, las dos torretas en el arco de acceso, sobre el foso y donde se sitúa el puente levadizo. La barbacana delimitaba el recinto del patio de armas e incluía la iglesia de la Asunción, que junto a la que fue la casa del Corregidor y el propio castillo, ocupaban toda la zona alta del cerro.
Durante mucho tiempo, el Castillo de Montemayor fue una fortaleza de gran importancia, tanto por su situación, que facilitaba el control de buena parte de la Ruta de la Plata, como por formar parte de una de las cañadas ganaderas de la meseta. En el año 1.964 y 1.982, este castillo y Montemayor fueron declarados monumento y Conjunto Histórico Artístico.