Translate

Páginas vistas en total

De Vuelta por el Mundo

domingo, 5 de julio de 2015

Belmonte

Historia


Belmonte es una pequeña localidad de unos 2.000 habitantes aproximadamente, situada en la provincia de Cuenca. Lo que más se puede destacar de este lugar es su impresionante castillo de estilo gótico-mudéjar del siglo XV, cuya construcción se inició en 1.456 con don Juan Pacheco. Pero luego hablaremos en detalle de este magnífico monumento y reclamo turístico que tienen los belmonteños.


El Rey Enrique II de Castilla, en las cortes de Burgos en el año 1.367, le concedió el privilegio de villazgo, eximiéndolo de la jurisdicción de Alarcón y concediéndoles el mismo fuero que el que tenían los vecinos de Castillo de Garcimuñoz, también en Cuenca. Un privilegio parecido había concedido previamente el rey Pedro I de Castilla en el año 1.361.
Estos hechos fueron muy importantes para que Belmonte se convirtiera en uno de los pueblos más importantes de la provincia, pasando a denominarse Cabeza de Partido de la comarca, ya que allí se encontraban las administraciones importantes, del mismo modo que en la capital de provincia que era y sigue siendo Cuenca. Algunas son los juzgados, y la cárcel que hoy en día es el teatro de Belmonte.


En el año 1.976 cuando se realizaban excavaciones en La Colegiata (luego veremos qué es), con motivo del hundimiento de una parte del ábside, se descubrieron las ruinas de una anterior iglesia visigótica, probablemente perteneciente al siglo V, lo que demostró de alguna manera que la población es más antigua de lo que se imaginaba.



De forma errónea, en algunos documentos la localidad aparece con el nombre de "Las Chozas", cuando desde siempre se la denominó Bellomonte.
De hecho, en la Bula del Papa Inocencio III a García Obispo de Cuenca lo denomina Bellomonte, debido al monte que rodeaba al pueblo


En el año 1.323 Belmonte comienza a cobrar importancia histórica gracias a que Don Juan Manuel, que era el sobrino de Alfonso X, comenzó a construir las murallas de "Belmont", que además en la misma época construyó el antiguo Alcázar.
Juan Fernández Pacheco, que fue señor de esta villa, es el primer miembro de la familia "Pacheco"
a quien el rey Enrique III se la concedió por privilegio que se firmó en Tordesillas en mayo de 1.398, dándose como razón "ser una persona importante para la guerra".
Este señorío fue heredado por su hija María, la cual casó con Alfonso Téllez Girón y Vázquez de Acuña, de cuyo matrimonio nacieron Juan Pacheco y Pedro Girón, ambos en Belmonte.
Aunque Pedro Girón fue el heredero del señorío, fue Juan Pacheco, primer marqués de Villena, quien ordenó la construcción del Castillo y la Colegiata de San Bartolomé.
La época dorada de Belmonte la podemos situar entre los siglos XV y XVIII, de la cual se conservan numerosos edificios.

Fiestas Locales

En Belmonte, al igual que en todos los pueblos de la geografía española, no pueden faltar sus momentos de ocio y relajo, "Las Fiestas". Entre las más destacables tenemos:

San Antón.

Esta fiesta se celebra el 17 de enero, el domingo antes o después de la fecha del santo, normalmente es que esté más próximo al día 17. La tradición consiste en hacer unas gachas populares en la Plaza del Pilar.

san anton

Los Mayos

Aquí nos encontramos con una tradición popular y otra religiosa. Los Mayos se cantan el 30 de abril, y a última hora de la noche se va por las casas del pueblo cantando mayos a la gente. Los amigos en grupo organizan sus propios recorridos. Esta noche nos encontramos a todos los belmonteños en las calles.
La tradición religiosa "los mayos a la cruz", se celebra el primer sábado de mayo, donde se canta una versión distinta de los primeros mayos a las cruces de mayo que montan asociaciones o particulares.

San Cristóbal

Esta fiesta se celebra el segundo fin de semana de julio.Mientras que el sábado por la noche hay verbena popular, el domingo por la mañana se organiza una procesión con caravana de vehículos siguiendo a la imagen. Al mediodía comida de hermandad que continúa con juegos y competiciones de habilidad. El día termina con una procesión que devuelve San Cristóbal a su ermita.

San Cristobal

San Bartolomé

En la semana del 24 de agosto. Es la fiesta "pagana" de Belmonte.

La Virgen de La Estrella

El miércoles antes de la Virgen de Gracia. Esta imagen se encuentra en uno de los arcos de entrada al casco antiguo, a la cual se reza una salve y se hacen juegos populares.

La Virgen de Gracia

El segundo fin de semana de septiembre (12 de septiembre).


Tradiciones, costumbres, gastronomía y curiosidades

 "La patente". Cuando una chica del lugar tiene un novio de fuera ya para casarse, éste debe pagar la patente que consiste en invitar a algo a la familia o a los amigos de la chica. Si no lo hace, va directamente al pilón de la Plaza del Pilar. Debéis saber que como es habitual en los pueblos, esto ocurre aunque el novio invite a toda la población...

Se dice que si ha habido un muerto en el pueblo, ese día mete el dedo en el puchero.

Tanto en Belmonte como en toda la zona nos encontramos con tres platos típicos entre otros: las gachas, el morteruelo y los zarajos.

Morteruelo

Zarajos

¿Sabíais que en este municipio el cine tuvo un papel importante? Pues sí, y seguro que te suenan todas las producciones.

El crimen de Cuenca. Gran parte de la película está rodada en Belmonte. De hecho aparecen lugares como la iglesia, el atrio o la plaza de correos, y los acusados en la realidad estuvieron encarcelados y fueron torturados en la localidad, hasta que un día apareció "El Cepa" diciendo que no se había muerto...

El Caballero Don Quijote. Película de Manuel Gutiérrez Aragón que se rodó en el verano del 2.000.

El Cid. El torneo a caballo de El Cid se rodó en la explanada del antiguo campo de fútbol, y muchos de los ciudadanos se disfrazaron de caballeros para participar en la película.

El Señor de los Anillos (1.978). El castillo de Belmonte aparece representando a la fortaleza de Cuernavilla.

En cuanto a los personajes célebres que o bien han nacido o pasado una etapa de su vida en esta localidad nos encontramos con los siguientes:

Fray Luis de León nacido en 1.527 y uno de los escritores más importantes de la segunda fase del Renacimiento español. Este poeta, humanista y religioso agustino de la escuela salmantino es el exponente más importante de Belmonte en cuanto a la cultura se refiere. Por este motivo, nos lo encontramos en la misma plaza del Ayuntamiento o incluso en la propia institución.


San Juan del Castillo nacido en 1.595, misionero que murió martirizado en Paraguay a manos de los nativos. En 1.988 Juan Pablo II le canonizó. En la Colegiata se conservan restos de la tierra donde murió, trozos de las cuerdas con las que fue arrastrado e incluso sangre que encontraron en la tierra.

CastilloJuan.jpg

Eugenia de Montijo ocupa el castillo durante un tiempo en el siglo XIX tras la muerte de su marido Napoleón III. Nació en Granada en 1.826 y era la Emperatriz consorte de los franceses. Su nombre completo era María Eugenia Palafox Portocarrero y Kirkpatrick, condesa de Teba.

Eugénie; keizerin der Fransen (2).jpg

Qué ver en Belmonte?

Como ya habéis leído anteriormente, Belmonte era una ciudad amurallada con su castillo que se yergue en lo alto de la colina. Pues bien, hoy en día nos podemos encontrar con restos de esta antigua muralla representadas a través de sus cinco puertas, de las cuales tres siguen siendo de acceso a la población: la puerta de San Juan, Chinchilla, Almudí, la puerta de Toledo (o de La Estrella), y la Puerta Nueva (desaparecida).

Puerta Almudí
Esta puerta también es conocida como Arco del Cristo de los Ausentes o también Puerta del Rollo, debido a que a la salida se encontraba el rollo donde se ajusticiaba a los malhechores.
Al lado de la puerta se encontraba el Pósito que hacía funciones de silo, y que hoy en día está convertido en vivienda particular.

Chinchilla
Tiene este nombre por estar orientada hacia Chinchilla de Montearagón. Es la más antigua de las puertas, y conserva su estructura original. En el siglo XVIII se construyó una pequeña capilla en su parte superior interna, de la cual se conservan aún vestigios. En ella se colocó la imagen de la Virgen de la Guía, procedente de la desaparecida Ermita de Santa Ana, para proteger a los viajeros en el cruce de caminos. La imagen de la virgen desapareció en la invasión francesa.

Chinchilla

La Puerta de La Estrella (o de Toledo), llamada así por estar dedicada a la Virgen de La Estrella. También se la ha denominado de Toledo o la de Monreal por estar orientada hacia estas localidades.
Su actual nombre viene por la existencia siglos atrás, extramuros, de una judería o barrio judío donde se obligaba a vivir por ley a los judíos. Probablemente la sinagoga estuviera ubicada en la actual calle de Las Nieves, situada frente a la puerta de la muralla. En la parte interior se hallan unas escaleras de piedra que llevan al altar, y que no son originales de la puerta. Pertenecían a la puerta del Almudí que se encuentra cercana a ésta, y se trasladaron aquí en los años 60.

Puerta de La Estrella
De la Puerta de San Juan se conserva la jamba y torreón de la derecha. La jamba de la izquierda hasta el primer cubo fue demolida en 1.912 para construir la actual plaza de toros.

La Colegiata de San Bartolomé




Es de estilo gótico, perteneciente al siglo XV, fue construida sobre una anterior iglesia visigótica. Podemos destacar la sillería del coro tallada con historias bíblicas por Enrique Egas y procedente de la Catedral de Cuenca, de donde se trajeron en el siglo XVIII, es la primera sillería de coro tallada con imágenes de la Península Ibérica.


Posee un órgano del siglo XVIII utilizado todavía para algunas celebraciones y conciertos de música sacra. En la pila bautismal de La Colegiata fue bautizado Fray Luis de León.


Palacio del Infante D. Juan Manuel

Es el antiguo alcázar. Fue la primera fortaleza de Belmonte ordenada construir por Don Juan Manuel en 1.323 sobre una anterior edificación visigoda. Fue el lugar de nacimiento de Don Juan Pacheco , primer Marqués de Villena en 1.419, quien ordenaría la construcción del actual castillo de Belmonte.


El II Marqués de Villena, Don Diego López Pacheco, lo convirtió en monasterio, para lo que en 1.499, trasladó desde la villa de La Alberca a la de Belmonte a las religiosas de Santa Catalina de Sena,permaneciendo en el palacio hasta 1.960.


Actualmente el edificio está convertido en un Hotel Spa con:
39 habitaciones: 29 dobles, 6 triples, 2 junior suites y 2 suites
Restaurante a la carta y menú del día
Salones para reuniones y eventos
Spa: con sauna, baño turco, pasillo sensorial, ducha escocesa, masajes, piscina relax, piscina tonificante y piscina vitalidad.



Hospital de San Andrés

Mandado a construir en 1.415 por Don Juan Fernández Pacheco, Primer Señor de Belmonte, abuelo de Don Juan Pacheco, Primer Marqués de Villena, para curar enfermos pobres y hospedar peregrinos.
Este edificio tenía un templo gótico, un patio central con columnas y ricos artesonados de madera. Se conserva sólo la puerta de entrada al recinto, del siglo XVI. El altar del templo, así como algunas tablas se encuentran hoy en día en la Colegiata.
Actualmente el Hospital de San Andrés se encuentra en un estado lamentable, ruinoso y abandonado desde 1.970. Tenía una fundación que lo administraba, la cual fue disuelta no hace mucho, y todos sus bienes vendidos sin que se destinara el importe de la venta a conservar el lugar.
Para colmo de abandono, los muros que aún quedan están en riesgo de caer.

Hospital de San Andrés 2
Imagen cedida por La Lista Roja del Patrimonio
Convento de las Concepcionistas

Fundado en 1.581 por Alonso Severo, aunque no se tomó posesión de él hasta 1.584 cuando llegaron 4 religiosas del convento de la Concepción de la ciudad de Cuenca.
El edificio anteriormente había sido Casa de la Santa Inquisición, por lo que las monjas debían pagar anualmente a la Inquisición de Cuenca 8 libras de anises.
El exterior del edificio es de mampostería con los aleros del tejado y esquinas de sillería.
De aquí salieron las religiosas que fundaron posteriormente los monasterios de Manzanares, Cartagena y Villarejo de Fuentes.


Plaza del Pilar

Se conservan sólo algunos soportales de todos los que rodeaban esta plaza, la más grande de Belmonte. Podemos encontrar una fuente totalmente restaurada a finales de los 90, y dos pilares: el dulce y el salobre.


El dulce en piedra de sillería y con barbacana para que no pudieran acceder los animales, y el salobre, de acceso en rampa descendiente y destinado a abrevadero de ganado.


Aquí podemos encontrar el colegio de los Trinitarios, el actual centro de salud. La plaza se encuentra situada al pie del cerro de San Cristóbal, donde se puede obtener una de las mejores vistas del castillo.


Ermita de la Virgen de Gracia


La Virgen de Gracia es la patrona de Belmonte. Cuentan las crónicas del lugar que siendo obispo de Cuenca San Julián, acaeció que la Virgen se apareció en este mismo lugar, a unos pastores cuando iban a sacar agua de un pozo. Por este motivo se mandó a construir la ermita, levantándose el altar sobre el mismo pozo de la aparición.
La imagen de la virgen que se encuentra en su interior, es una magnífica talla románica de madera del siglo XIII. Representa a María sentada con el niño sobre su pierna izquierda 

El Castillo de Belmonte



Concebido como palacio y fortaleza, fue levantado en el Cerro de San Cristóbal por Juan Pacheco. Es de estilo gótico-mudéjar y se le atribuye al arquitecto Hanequín de Bruselas, que trabajó en La Colegiata. 
Es falsa la leyenda que dice que aquí estuviera presa Juana la Beltraneja, y que se escapara por la ventana norte del oratorio. Según la relación de los castillos en los que estuvo custodiada por don Diego López Pacheco, que nos dan los cronistas de aquella época, estuvo en Madrid, Escalona y Trujillo, pero no aquí.


Por enlaces matrimoniales el castillo pasa a manos de la casa de Montijo, y en el siglo XIX lo heredó la condesa de Teba, Eugenia de Montijo, que se convertiría en emperatriz de Francia al casarse con Napoleón III. Fue ella la que mandó a restaurarlo, encargándole las obras al arquitecto Sureda, quien las realizó siguiendo los gustos de la época.


Todo el exterior del patio de armas es obra de Sureda, así como la escalera principal y todas las chimeneas de yeso. Las obras duraron desde 1.857 a 1.870 y terminaron con la caída del imperio francés, prosiguiendo su restauración su sobrino-nieto, el conde de Peñaranda, Hernando Carlos Fitz-James Stuart y Falcó, junto con el empeño del pueblo de Belmonte para conseguir su rehabilitación.


La planta de este castillo en forma de estrella es única, y su interior palaciego decorado con lujosas techumbres mudéjares en sus salones y galerías, así como su bestiario medieval esculpido en piedra, no tienen parangón en España y sin duda hacen de este castillo uno de los más emblemáticos de nuestro país.



El estilo exterior es muy parecido al castillo de Manzanares el Real en Madrid, y al de Mombeltrán en Ávila, obras de Juan Guas.

Dónde comer?

Vamos a ver alguno de los distintos sitios donde se puede comer en Belmonte. Como siempre esto es a gusto del consumidor...

Hospedería Palacio de Buenavista

Ubicado en una zona privilegiada del casco antiguo, justo al lado de la Colegiata de San Bartolomé. Es un fantástico edificio histórico del siglo XVI con una capacidad de alojamiento de 80 plazas hoteleras más servicio de restaurante y salón de celebraciones.


Hotel Rural Restaurante La Muralla

Cuenta con 14 habitaciones completamente equipadas y restaurante de dos tenedores donde se puede degustar una de las mejores muestras de la cocina manchega.



Restaurante La cochera

En este restaurante puedes encontrar cenas, comidas, tapas, sala infantil, terraza, coktails, heladería, y todo con la mejor relación calidad-cantidad-precio de la comarca. 
Los menús diarios están en los 10 Euros, y el menú fin de semana-festivos-puentes a 12 euros.


Para terminar os dejo un fragmento de un poema de Fray Luis de León.


A Nuestra Señora

No viéramos el rostro del padre Eterno
alegre, ni en el suelo al Hijo amado
quitar la tiranía del infierno, 
ni el fiero Capitán encadenado;
viviéramos en llanto sempiterno,
durara la ponzoña del bocado
serenísima Virgen, si no hallara
tal Madre Dios en vos donde encamara.
Que aunque el amor del hombre ya había hecho
mover al padre Eterno a que enviase
el único engendrado de su pecho,
a que encamando en vos lo reparase,
con vos se remedió nuestro derecho,
hicistes nuestro bien se acrecentase,
estuvo nuestra vida en que quisistes
Madre digna de Dios, y ansí vencistes.